De la tragedia a propuestas, ¿qué hacemos mal?