Homicidios y Huachicol: un patrón en Guanajuato