En erario abierto, hasta el justo peca