Impunidad rampante: 99% de las violaciones no se atienden

2019 fue un año en el que las mexicanas impulsaron un movimiento sin precedentes en el país por una vida libre de violencia. Vimos a miles de mujeres tomar las calles de distintas ciudades para teñirlas de violeta, verde y diamantina rosa para protestar en contra de violaciones, acoso, desapariciones y feminicidios.

Conocimos cientos de historias de amigas, familiares, compañeras de trabajo que hasta este momento no habían sido visibles, y que en redes sociales fueron denunciadas a través de #NiUnaMás, #Metoo, #NoMeCuidanMeViolan y #VivasNosQueremos.

Hoy podemos comprobar que este problema público es grave con nuevos datos. Tan sólo entre julio y diciembre de 2019, el 99.7% de los casos de violencia sexual que sufrieron las mujeres mayores de 18 años no fueron denunciados. Los delitos sexuales que sufren las mujeres rara vez llegan al Ministerio Público, y aunque se denuncien, no necesariamente se inicia una carpeta de investigación.

Los nuevos datos que sostienen la consigna

Por primera vez, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), en su edición de diciembre de 2019, estima el número de mujeres que fueron víctimas de violencia sexual. Antes, sólo podíamos conocer el número de investigaciones iniciadas por este tipo de violencia (reportado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, SESNSP) y sin desagregación por sexo. Con estos nuevos datos ahora podemos complementar el análisis y obtener un panorama más completo del fenómeno.

Por ejemplo:

Cuatro de cada diez mujeres mayores de 18 años sufrieron algún tipo de violencia sexual durante el segundo semestre de 2019. La violencia sexual incluye acoso sexual[1], hostigamiento sexual[2], abuso sexual[3], intento de violación y violación[4].  Es decir, más de 6 millones de mujeres fueron víctimas de alguno de estos delitos en los últimos seis meses.

 

Casos denunciados vs. víctimas

Para nuestro análisis, seleccionamos la ciudad más poblada por cada estado del país. A continuación, contrastamos los resultados reportados en la ENSU (víctimas) con el número de carpetas de investigación abiertas por delitos sexuales (acoso/hostigamiento sexual, acoso sexual y violación). Encontramos que:

 

1.- El SESNSP reporta una proporción minúscula de la incidencia delictiva real. Para los delitos de hostigamiento/acoso sexual y abuso sexual, la cifra negra alcanza el 99.8%. Entre julio y diciembre de 2019 dio a conocer 2 mil 364  carpetas de investigación a nivel nacional por el delito de violación, mientras que la ENSU estima que 363 mil 768 mujeres fueron víctimas de este delito durante el mismo periodo. Esto significa que en el 99.4% de los casos de violación no hubo una denuncia o no se inició una investigación.

 

2.- Las ciudades que presentan los casos más alarmantes:

 

  • Tlaxcala. Cerca de 2 mil 339 mujeres fueron víctimas de acoso/hostigamiento sexual entre julio y diciembre de 2019. Sin embargo, en esta ciudad no se abrió ni una sola carpeta de investigación por este delito durante el periodo mencionado. Esto implica una cifra negra de 100%.

 

  • Aguascalientes. 20 mil 028 mujeres fueron víctimas de abuso sexual entre julio y diciembre de 2019. Sin embargo, no se inició ninguna carpeta de investigación por este delito durante el mismo periodo. Esto representa una cifra negra de 100%.

 

  • Mérida. Se iniciaron únicamente 11 carpetas de investigación por casos de violación entre julio y diciembre de 2019. Según la ENSU, hubo 7 mil 537 mujeres víctimas de este delito durante el mismo periodo. Representa una cifra negra de 99.9%.

 

3.- Todas las ciudades analizadas presentan cifras negras por arriba del 90%.

 

4.-Las ciudades con la cifra negra más baja en violación y abuso sexual son:

 

  • Zacatecas. Entre julio y diciembre de 2019, el 93.3% de las violaciones que sufrieron las mujeres mayores de 18 años no fueron denunciados o investigados.

 

  • Tampico. El 98.8% de los casos de abuso sexual de mujeres mayores de 18 años no fueron denunciados o investigados.

A un año de gobierno, es responsabilidad de la actual administración ofrecer justicia en cada muerte registrada. El tiempo corre en su contra. Con 35 mil 588 víctimas de homicidio, 2019 es el año más letal del que se tiene registro. Sin embargo, la violencia tiene distintas formas de expresión; la violencia sexual es otra cara, y afecta principalmente a las mujeres.

Los discursos y las promesas de campaña son insuficientes si los gobiernos federal y estatal no llevan acabo acciones para derribar el muro institucional que repele la denuncia y alimenta la impunidad en la violencia contra las mujeres.

Urge diseñar estrategias y planes de acción claros que no sólo consideren las diferencias regionales, sino también los distintos tipos de violencia. Con evidencia nos sumamos a esta exigencia por atender la violencia de género.

 

 

—-

Consideraciones metodológicas: para la ENSU, el personal del INEGI entrevista a cerca de 22 mil 158 personas cada trimestre a partir de las cuales se hace inferencia estadística para generalizar los resultados a nivel de las ciudades. Dicha inferencia emplea factores de expansión que determinan la representatividad de cada individuo que responde la encuesta. Las ENSU tiene una representatividad a nivel de ciudad pero no de estado. Al igual que otras encuestas del INEGI, la ENSU no es infalible y el solo hecho de ser una encuesta implica que tiene un pequeño margen de error. Los detalles técnicos de la ENSU pueden ser consultados en la página del INEGI.

 

Debido a la imposibilidad de obtener una diferenciación por sexo a partir de los datos del Secretariado, se consideró la relación de sexo en casos de violencia sexual reportada en la ENSU y dicha relación se aplicó a las carpetas de investigación por municipio, para así obtener una aproximación de los delitos sexuales cometidos contra las mujeres.

 

 

 

 

[1]  Acoso sexual. Consiste en asediar a cualquier persona mediante conductas de naturaleza sexual, sea de forma verbal, física o ambas, aprovechándose de cualquier circunstancia que le produzca desventaja, indefensión o riesgo inminente.

[2]  Hostigamiento sexual. Consiste en molestar reiteradamente a cualquier persona con fines lascivos, en donde el agresor valiéndose de una posición jerárquica derivada de una relación laboral, docente, doméstica, o cualquier otra que genere subordinación, se aproveche de la necesidad o desventaja de la persona afectada, para solicitar o ejecutar cualquier acto de naturaleza sexual.

[3] Abuso sexual. Consiste en realizar a una persona sin su consentimiento actitudes y/o comportamientos sexuales o lascivos, sin el interés de copular, o cuando se le obligue a observarlos o ejecutarlos.

[4] Violación. Al que por medio de la violencia física o moral realice cópula con persona de cualquier sexo. Se entiende por cópula, la introducción del miembro viril en el cuerpo de la víctima por vía vaginal, anal u oral, independientemente de su sexo. Se considerará también como violación, al que introduzca por vía vaginal o anal cualquier elemento o instrumento distinto al miembro viril, por medio de la violencia física o moral, sea cual fuere el sexo del ofendido.