Números de Erario: abril de 2020

Las cifras del impacto de la pandemia

Pegó duro el Covid-19. Si en nuestra entrega de Erario a febrero dijimos que se trataba del “último mes de la era pre-Covid”, y nuestro análisis a marzo registró ciertos ingresos excedentes que ‘enmascararon’ en parte la caída de los ingresos recurrentes, en el mes de abril la realidad se muestra tal cual es.

Una parte de esta lectura es consistente con las implicaciones del cierre de industrias y paro de varias actividades económicas, medidas de contención de la pandemia.

Percibimos un deterioro de los ingresos totales en relación con los primeros meses del año, impulsado por la mayor debilidad en los principales ingresos recurrentes del Sector Público. Se recaudaron 45 mmdp menos que lo calendarizado en la Ley de Ingresos para este mes.

El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio de enero a abril de 2.3% (-46 mmdp). Sin embargo, percibimos un interesante cambio en los planes de gasto en inversión física para la Secretaría de Salud, IMSS e ISSSTE, sin duda con la finalidad de ampliar los insumos en los hospitales. Una redistribución de gasto muy necesaria y bienvenida.


Análisis del ingreso

Ingresos observados versus metas de ingresos 2020
Abril 2020 y enero – abril 2020

¿Cuántos ingresos obtuvo el Sector Público?

Además de cuantificar los ingresos públicos totales, es importante identificar el monto de los recurrentes. Así se puede elaborar una mejor apreciación de la sostenibilidad de los ingresos públicos. La SHCP reportó que se obtuvieron 1 billón 869 mmdp de ingresos totales durante el primer cuatrimestre de 2020. Si no tomamos en cuenta la compensación resultante de la recuperación de recursos de fideicomisos[1] por 53 mmdp y transferencias a Pemex por 26 mmdp, los ingresos no compensados o recurrentes sumaron 1 billón 789 mmdp (o 79.5 mmdp por debajo de su meta).

La SHCP reportó que se obtuvieron 406 mmdp de ingresos totales durante abril de 2020. Claramente en el mes se recrudeció la situación de los ingresos petroleros: sólo se recibieron 22.6 mmdp por esta vía. Si no consideramos las transferencias directas a Pemex, estos ingresos en realidad ascendieron a 12 mmdp.

¿Cuál es la contribución de los distintos ingresos del Sector Público?

Sigue bajando la contribución de los ingresos petroleros a la bolsa total de los ingresos públicos. Mientras que en el periodo enero-abril de 2018 representaron el 18.8%, en el mismo periodo de 2020 alcanzaron sólo el 8.4%. Su participación se redujo más de la mitad (55%): la más baja de los ingresos petroleros observada en los últimos 20 años. Lamentablemente, no hay expectativas de que esta participación repunte próximamente, pues observamos que se deterioró aún más durante el mes de abril: cayó a 5.4%. Es importante mencionar que el Gobierno Federal (sin Pemex) registró sólo 97.8 mmdp de ingresos petroleros, el ingreso más bajo observado en los últimos 20 años.

La participación de los ingresos tributarios se incrementó en el mismo periodo, pero no todo es buena noticia… Lamentablemente la pandemia los debilitó y en abril perdieron parte del terreno ganado en los primeros tres meses de año. Pasaron de aportar 62.8% en los primeros cuatro meses de 2018 a 68.4% en el mismo periodo de 2020.

La participación de los ingresos tributarios en abril de este año también mostró un leve retroceso: cayó a67.2% del total. Dadas las expectativas de bajo crecimiento económico por parte de la mayoría de analistas, es probable que el declive continúe. 

¿Cómo avanzan los ingresos públicos?

Los ingresos totales del Sector Público tienen un avance de 33.8% respecto a su meta anual en la Ley de Ingresos (LIF). Queda por recaudar un monto de 3 billones 645 mmdp en los meses de mayo a diciembre de este año. Respecto a la meta de ingreso actualizada por la SHCP en abril de este año, llevan un avance de 35.8%, por ello, el monto a recaudar es menor, 3 billones 357 mmdp.

Los ingresos petroleros son los que registran un menor avance en sus metas anuales: 16% respecto a lo aprobado en la LIF y 27% respecto a lo estimado por SHCP en abril para el cierre del mismo año.

En los primeros cuatro meses de este año los ingresos totales del Sector Público van por debajo de su meta. Se observó una pérdida de 1% (-19 mmdp) en relación con los aprobados en la Ley de Ingresos. El mayor rezago lo siguen mostrando los ingresos petroleros: reportaron una pérdida de 47.9% (-144.8 mmdp), que en realidad es mayor si no consideramos las transferencias del Gobierno Federal a Pemex, registradas como ingresos petroleros.

En cambio, los ingresos tributarios superaron en 1.8% su meta estimada en el calendario (22 mmdp) en el mismo periodo, aunque su fortaleza se debe a lo recaudado en los primeros meses del año, en abril se debilitaron. Los ingresos excedentes no son suficientes para compensar el desplome de los petroleros; por eso el Poder Ejecutivo, dada su negativa a endeudarse más, insiste en extinguir fideicomisos.

  • Al desagregarse los ingresos por tipo, destaca el aumento de 11% en la recaudación de IVA (22 mmdp). Sin embargo, esto fue impulsado por el vigor que mostró la recaudación del IVA al inicio del año, en gran parte debida a las medidas para evitar la evasión y elusión fiscal que entraron en vigor y al mayor consumo observado también a principios del año, especialmente en febrero.
  • La fortaleza del IVA se vio opacada por la caída en otros ingresos tributarios. El ISR tuvo un rezago de 2.1% (-15 mmdp).
  • A pesar de que los ingresos no petroleros y no tributarios (NTNP) también tuvieron excedentes considerables, no alcanzaron para compensar la caída de los petroleros, ni siquiera en conjunto con los excedentes del IVA. Los ingresos excedentes por IVA e ingresos NTNP sumaron 134 mmdp, pero la pérdida de los ingresos petroleros fue de 144.8 mmdp.

Los principales ingresos recurrentes se debilitaron. Los ingresos petroleros del Sector Público reportaron la mayor pérdida: 68.9% (-50 mmdp) respecto a los ingresos aprobados. Los ingresos petroleros, sin compensar, exhibieron una pérdida aún más dramática: 83% (-60.5 mmdp) por debajo de la meta calendarizada en abril.

Lamentablemente, esta vez la recaudación también sufrió el golpe. Los ingresos tributarios se quedaron por debajo 8.7% (-26 mmdp) de su meta estimada en el calendario, por lo que en abril no se registraron ingresos excedentes de este tipo, útiles para compensar la pérdida en los petroleros. El ISR y los IEPS cayeron más que el IVA. La mayor pérdida la exhibió el ISR; tuvo un rezago de 10% (-18 mmdp) en relación con la Ley de Ingresos. El IVA exhibió un rezago de 2.3% en relación con su meta. (-1.7 mmdp).

En contraste, los ingresos no tributarios no petroleros superaron en 295% su meta del mes de abril. Sin embargo, como montos excedentes tampoco alcanzaron para compensar la pérdida observada en los petroleros y en la recaudación (28 mmdp contra -76 mmdp).


Análisis del gasto

Enero – abril 2020

¿Cuánto se gastó en los primeros cuatro meses del año?

El gasto neto total del Sector Público al primer cuatrimestre fue de 1,957 mmdp. Al interior, el gasto programable del SP fue de 1,402 mmdp y representó el 71% del gasto neto total; el porcentaje restante (28%) lo ocupa el gasto no programable (555 mmdp). El gasto de inversión fue de 205.8 mmdp, lo que representó 9% del programable, así que si no consideramos a aquél, el programable representó 61% del gasto neto total.

Durante abril, el gasto en inversión física del Sector Público fue de 51.9 mmdp y representó 10% del gasto total para ese mes. Se incrementó en un punto su participación en el gasto total.

El costo financiero —un gasto no programable— representó el 10% (199.7 mmdp) del total del gasto observado de enero a abril de este año. Se incrementó la participación de este gasto en el total. En abril de 2012 fue de 4%, por lo que en los últimos ocho años su participación aumentó 150%.

¿Cómo participan los ejecutores de gasto en la bolsa del Gobierno?

Por tipo de ejecutor, se destaca que a través de los Ramos Generales se gastó —y suele gastarse— la mayor parte del presupuesto: 57% (1,119 mmdp) del gasto total. A través de los Ramos Generales el Gobierno Federal da cumplimiento a obligaciones financieras o mandatos legales. Por ello, son ‘cajones’ de gasto que ejecuta o distribuye la SHCP directamente y que no se pueden recortar fácilmente; para hacerlo puede ser necesario hacer reformas o refinanciamientos. Entretanto, los Ramos Administrativos o secretarías ejercieron 21% (411.5 mmdp).

Los Ramos Autónomos, por su parte, gastaron sólo 2% (39.2 mmdp) del presupuesto: es evidente que su participación en el gasto es poco significativa. Por esta razón las medidas de austeridad aplicadas a sus presupuestos no tendrán un efecto sustantivo en el tamaño o composición del mismo, pero sí pueden afectar su operación y cumplimiento de objetivos.

¿Cómo avanzó el gasto del Gobierno de enero a abril de 2020?

El gasto neto total tiene un avance de 32% respecto a su meta anual aprobada y respecto a la meta estimada por la SHCP para el cierre de año. Si no tomamos en cuenta las transferencias a Pemex, tiene un avance menor: de 31.6% respecto a la meta anual aprobada en el PEF.

Si analizamos los tipos de ejecutores de gasto, observamos que los Ramos Administrativos tuvieron el mayor avance respecto a las metas anuales de gasto aprobadas: el 35.8%. Por el contrario, los Ramos Autónomos tuvieron el menor avance respecto a la meta anual aprobada: 28.4%

El gasto neto del Sector Público mantuvo un subejercicio de enero a abril de 2.3% (-46 mmdp). Sin embargo, si no consideramos el sobrejercicio que presenta la Secretaría de Energía —se excedió en su presupuesto para transferir recursos a Pemex—, el gasto total en el primer cuatrimestre en realidad observa un subejercicio de 3.7% (-75 mmdp) respecto a la meta de gasto cuatrimestral.

Así se repartió el subejercicio del gasto público observado en relación al presupuesto aprobado:

  • Petróleos Mexicanos o Ramo 52: 13% (-32 mmdp)
  • Provisiones Salariales y Económicas o Ramo 23: 18% (-10.8 mmdp)
  • Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado o Ramo 51: 7% (-10.2 mmdp)
  • Deuda pública o Ramo 24: 6.9% (-6.8 mmdp)
  • Instituto Mexicano del Seguro Social o Ramo 50:  2.6% (-6 mmdp)
  • Poder Judicial o Ramo 3: 24% (-5 mmdp)
  • Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios o Ramo 33: 1.8% (-4.6 mmdp)
  • Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores o Ramo 30: 18% (-3.9 mmdp)
  • Aportaciones a Seguridad Social o Ramo 19: 1% (-3.4 mmdp)
  • Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos o Ramo 25: 20% (-2.6 mmdp)
  • Poder Legislativo o Ramo 1: 44% (-2.6 mmdp)

Así se repartió el sobrejercicio del gasto público en relación con el gasto aprobado:

  • Bienestar o Ramo 20: 47.8% (24.5 mmdp)
  • Salud o Ramo 12: 30% (10 mmdp)
  • Energía o Ramo 18: 41% (8.7 mmdp)
  • Participaciones a Entidades Federativas y Municipios o Ramo 28: 1.8% (6 mmdp)
  • Economía o Ramo 10:151% (1.7 mmdp)
  • Educación Pública o Ramo 11: 1% (1.1 mmdp)

En relación con la meta aprobada, en el primer cuatrimestre se observaron los siguientes avances por tipo de ejecutor:

  • EPE (Pemex y CFE): -9% (-33.8 mmdp)
  • Ramos Generales -2% (-26 mmdp)
  • Ramos Autónomos: -24% (-12 mmdp)
  • ECPD (ISSSTE e IMSS): -4% (-16 mmdp)
  • Ramos Administrativos: 10% (38.9 mmdp)

Dentro de los Ramos Administrativos, cinco ejecutores gastaron 30% o más por arriba de su meta aprobada en el primer cuatrimestre, mientras que cuatro destacaron por sus subejercicios:

  • Economía: 151% (1.7 mmdp)
  • Bienestar: 48% (24.5 mmdp)
  • Energía: 41% (8.7 mmdp)
  • Gobernación: 32% (0.4 mmdp)
  • Salud: 30% (10.3 mmdp)
  • Entidades no sectorizadas: -28% (-1.1 mmdp)
  • Presidencia: -34% (-0.1 mmdp)
  • Sedatu: -43% (-1.2 mmdp)
  • Turismo: -44% (-0.56 mmdp)

Dentro de los Ramos Generales, las Participaciones Federales fue el único Ramo que exhibió un gasto mayor al aprobado, mientras que seis ejecutores de gasto de este tipo tuvieron subejercicio. El Ramo 25 (Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos) tuvo el mayor subejercicio respecto a su meta cuatrimestral: 20% (-2.7 mmdp).

Pemex tuvo un atraso en el gasto de 13% (-32 mmdp) respecto a su meta cuatrimestral. Fue el Ramo que tuvo el mayor subejercicio nominal en el periodo analizado. De igual forma, la CFE tuvo un subejercicio de 1% (-1.6 mmdp).

Los Ramos Autónomos se rezagaron 6.5% (-764 mdp) en abril. El Inegi fue el Ramo que mayor subejercicio tuvo en el mes (43% ó -805 mdp).

¿Cómo avanzó el gasto del gobierno en abril 2020?

El subejercicio del gasto se profundizó en abril: aumentó su tamaño en relación al observado en los primeros meses del año. El gasto total en abril fue de 475 mmdp, 3.8% por debajo de su meta para el mes (-18.9 mmdp).  Si no se consideran las transferencias a Pemex, el gasto neto fue de 465 mmdp, lo que implicó un rezago de 6% (-29 mmdp) respecto a la meta de abril.

No obstante, el subejercicio pegó de manera diferenciada. Descubrimos que en el gasto programable se verificó el mayor deterioro, mientras que el no programable no se presentó subejercicios, sino lo contrario: hubo un sobrejercicio. El gasto no programable del SP en el mes de abril (148 mmdp) sobrepasó su meta de gasto en 5.6% (7.8 mmdp).

Cabe señalar que el costo financiero del SP en abril fue de 52.1 mmdp; tuvo un sobrejercicio de 4.2% (2 mmdp) respecto a su meta de abril, lo puede sugerir que empeoraron ligeramente las condiciones de financiamiento para el Gobierno Federal.

En el mes de abril sólo los Ramos Generales tuvo un mayor gasto respecto a lo aprobado en dicho mes.

Las EPE tuvieron el mayor subejercicio; Pemex y CFE fueron los ramos con mayor subejercicio en abril respecto a su gasto aprobado: 11% (-19.9 mmdp).

Los Ramos Autónomos tuvieron un subejercicio de 6.5% (-764 mdp), y dentro de ellos, el Inegi fue el que tuvo el mayor: 43% -805 mdp).

Los Ramos Administrativos tuvieron un menor subejercicio: 5.7% (-5.9 mmdp). Dentro de ellos, Economía sobresalió, al tener un gasto 389% mayor al aprobado para el mes de abril 2020. Sedatu, por el contrario, tuvo el mayor subejercicio: 72%. En cambio, Pemex y CFE tuvieron subejercicios de 20% y 3% en gasto del mes de abril de 2020.

En los Ramos Generales se aprecia un cambio en el gasto del Ramo 25 (“Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos”): tuvo un sobrejercicio de 26% (322 mdp) respecto a su meta de abril. De igual forma, el Ramo 28 (“Participaciones Federales a Entidades federativas y Municipios”) tuvo un sobrejercicio de 8% (7.5 mmdp).


Análisis del balance del Sector Público

¿Cómo avanzó el balance público durante los primeros cuatro meses del año?

El Balance Público exhibió una mejor posición en comparación con la calendarizada para abril: fue de -73.9 mmdp, cuando se tenía calendarizado un déficit de -115 mmdp.

De igual forma, el Balance Primario mejoró en 33% respecto a su meta calendarizada, ya que fue de 0.5% del PIB (117.7 mmdp), cuando se tenían calendarizados 87.9 mmdp.Esta mejoría se debió a que el recorte del gasto fue mayor a la caída de ingresos; también a la recuperación de activos financieros que ayudaron a la posición financiera del Gobierno Federal.

La medida más amplia de endeudamiento público, los Requerimientos Financieros del Sector Público o RFSP, fue de -104.6 mmdp a abril de 2020, o -0.4% del PIB. Esto indica que el Sector Público necesitó endeudarse en abril, a pesar de la recuperación de activos financieros.

Para el cierre del año la SHCP estima que los RFSP serán de -4.5% del PIB, lo que significa que hará falta un endeudamiento de 4.1 puntos del PIB.

El Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) al mes de abril sumó 12 billones 88 mmdp de pesos. Es decir, se incrementó en 1 billón 400 mmdp respecto a abril de 2019. Esto sucedió, en parte, por la depreciación en 28.7% del tipo de cambio al cierre de abril, cuando éste se determinó en 24.3 pesos por dólar al cierre de mes. En abril de 2019 fue de 18.9 pesos por dólar[2].

El SHRFSP representó el 49.6% del PIB al primer cuatrimestre del año, un incremento de 6.8 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año previo. Esta proporción es la más alta para un primer cuatrimestre desde el año 2000.

La SHCP espera cerrar 2020 con un SHRFSP en 52.1% del PIB (12 billones 693 mmdp), lo que significa que prevé un endeudamiento adicional. No obstante, los analistas esperan un caída mayor del PIB, lo que podría afectar la recaudación y elevar la necesidad de financiamiento.


Variables de contexto

Aquí presentamos un análisis de la evolución de ciertas variables que te ayudan a entender mejor el comportamiento del presupuesto.

Crecimiento económico

La SHCP estimó en sus Precriterios Generales de Política Económica 2021 (PCGPE) un crecimiento económico de -2.9% del PIB para 2020. Sin embargo, el Banco de prevé escenarios de una contracción económica de -4.6% a -8.8% para 2020. Esta situación puede redundar en una caída de ingresos, por una menor recaudación y mayor pérdida de puestos de empleo.

Producción de petróleo

La producción nacional promedio de petróleo en marzo se incrementó 3% con respecto al mismo mes del año anterior. No obstante, la producción promedio nacional de crudo fue 6% menor que la establecida en el presupuesto —alcanzó 1,730 miles de barriles diarios (mbd), es decir, 120 mbd inferior a la meta actualizada para 2020 en los PCGPE 2021, que es de 1,850 mbd—.

Precio del petróleo

En el primer cuatrimestre de 2020 el precio de la Mezcla Mexicana de Exportación fue de 33.29 dólares por barril[3]. Ésta se ubicó, en promedio, 9.29 dólares por arriba del precio estimado en PCGPE 2021, que fue de 24 dólares por barril. La Secretaría de Energía estableció que disminuirá la producción de crudo a 1,681 mbd. Este escenario de menor producción, menor demanda y caída de precios impone condiciones preocupantes para Pemex en un plazo inmediato.

IEPS a gasolinas y diésel

Los impuestos especiales a las gasolinas y diésel federales se mantuvieron sin reducciones en abril, y promediando los impuestos por litro más altos en los últimos tres años.

Inversión física pública

Observamos que al primer cuatrimestre de año el gasto en inversión física pública tuvo un incremento de 9% (17.5 mmdp) en relación con mismo periodo del año anterior.

El gasto en inversión física pública distinta de Pemex creció 8.4% real (9 mmdp) respecto al mismo periodo del año anterior; ésta representó el 57% del gasto en inversión física del Sector Público. Por su parte, la inversión física pública en Pemex se incrementó 10.7% (8.4 mmdp) respecto al año previo.

De igual forma, el valor de la construcción pública continuó con una trayectoria decreciente. Dicho valor (UDM[4]) al mes de marzo 2020 fue el más bajo desde 2007, incluso menor al observado en la crisis de 2009.

Análisis especial: gasto en salud

¿Cómo avanza el gasto funcional[5] en salud de enero a abril?

Durante los primeros cuatro meses del año el gasto en salud del sector público ha tenido un avance de 24% con respecto a la meta anual[6] del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), se pagaron 166.3 mmdp. Aún faltan por ejercer 513.8 mmdp. Con relación a la meta estimada al cierre el avance del gasto es 24% pero el monto por gastar es 513.7 mmdp.

El gasto a abril es 1% (1.4 mmdp) mayor al observado en 2019. Este nivel de gasto en salud no se observaba desde 2012.

¿Cómo han gastado los ejecutores de gasto del sector salud de enero a abril de 2020?

En los primeros cuatro meses de 2020 el gasto total de los ejecutores de gasto del sector salud va por debajo de su meta original, se pagaron 178.5 mmdp.

Se observó un gasto 3% menor (-5.7 mmdp) al establecido en el calendario. El rezago no se observa en todos los ejecutores. A abril el gasto se distribuyó de la siguiente manera:

  • La Secretaría de Salud es el único ejecutor que se encuentra 30% por arriba (10.2 mmdp) de la meta establecida, con un gasto de 44.6 mmdp. Con respecto al año anterior, su gasto fue 11.8% mayor (4.7 mmdp).
  • De igual manera, las transferencias realizadas a las entidades federativas a través del FASSA superaron en 4% (1.3 mmdp) la meta estimada en el calendario (32.5 mmdp).
  • Por otro lado, el ISSSTE —sin considerar el gasto en pensiones—, presenta el mayor rezago con respecto a la meta establecida, reporta un subejercicio de 26% (-9.9 mmdp) al tener un gasto de 28.4 mmdp.
  • En menor medida, el IMSS —sin considerar el gasto en pensiones— también se encuentra por debajo de la meta, al acumular un subejercicio de 9% (-7.3 mmdp).

A pesar de la presión sanitaria ejercida por el Covid-19, sólo el gasto de la Secretaría de Salud se incrementó con respecto a las metas establecidas. El gasto del IMSS y el ISSSTE se apega a lo ya calendarizado.

¿Cómo ha avanzado el gasto en abril del sector salud[7]?

En este mes los recursos agregados del IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud y FASSA suman 43.9 mmdp, por lo que se encuentran 11.7% (5.8 mmdp) por debajo de la meta mensual (49.7 mmdp). Al desagregar por ejecutor, se destaca que el gasto del ISSSTE se encuentra 19.8% por arriba del gasto aprobado (1.7 mmdp). En contraste, el gasto de la Secretaría de Salud muestra un rezago de 32.8% (-3.7 mmdp). De igual manera, el gasto del IMSS (16.9% ó -3.7  mmdp) y las transferencias del FASSA (0.2% o -18 mdp) exhiben un avance menor con respecto a la meta mensual.

¿Cuánto han gastado en inversión física los diferentes ejecutores del sector salud?

Gasto acumulado a abril

Se aprobó un gasto anual en inversión física del IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud de 19.7 mmdp para la compra y mantenimiento de equipo médico, así como para la construcción de hospitales.

En los primeros cuatros meses de 2020 se gastaron 3.5 mmdp, lo cual registró un avance de 18% con respecto a esta meta. Faltan por ejercer 16.3 mmdp. El avance con relación a la meta estimada al cierre fue de 16%, por lo que faltarían por gastar 18.4 mmdp.

Hasta abril se tenía planeado gastar 1.8 mmdp en este rubro; con respecto a esta meta el gasto pagado fue 94% mayor (1.7 mmdp). Es decir, se percibe un cambio en los planes de gasto del Gobierno con respecto a este tipo de inversión, con la finalidad de ampliar los insumos en los hospitales.

El mayor incremento en el gasto lo experimentó el IMSS; registró un gasto 475% (1.5 mmdp) por encima de la meta establecida hasta abril. Le sigue el ISSSTE, al exhibir un avance 93% mayor a lo aprobado. En contraste, el gasto de la Secretaría de Salud se encontró 1% (-17 mdp) por debajo de la meta.

Gasto en abril 2020

Durante abril continuó sólido el aumento del gasto de infraestructura para salud. Se aumentó más del doble el gasto en inversión física para este rubro: se registra un gasto de 2.2 mmdp, es decir 2.5 veces mayor a la meta mensual (0.89 mmdp). El IMSS y el ISSSTE reportaron un mayor gasto con respecto a sus metas mensuales. El gasto del IMSS fue 372% (1.04 mmdp) mayor y el del ISSSTE 430% (0.29 mmdp). En este rubro, la Secretaría de Salud se queda por debajo de su meta mensual y reporta un subejercicio de 1% (-6 mdp).


[1] Se consideraron los aprovechamientos provenientes de recuperaciones de capital reportadas en Estadísticas Oportunas de la SHCP.

[2] Cifras obtenidas a partir del tipo de cambio para solventar obligaciones publicado por Banxico en: https://www.banxico.org.mx/SieInternet/consultarDirectorioInternetAction.do?sector=6&accion=consultarCuadro&idCuadro=CF102&locale=es

[3] Fuente, promedio de las cifras reportadas en https://www.banxico.org.mx/apps/gc/precios-spot-del-petroleo-gra.html

[4] Últimos Doce Meses

[5] El gasto funcional en salud incluye el presupuesto de las Aportaciones a Seguridad Social, del FASSA, el IMSS, el ISSSTE, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Marina y Defensa Nacional que tiene como objetivo la prestación de servicios de salud, productos, útiles y equipo médico, productos farmacéuticos, aparatos y equipos terapéuticos. 

[6] El presupuesto aprobado del gasto funcional en salud, incluyendo el retiro extraordinario del Fideicomiso en Salud, fue de 680,109 millones de pesos.

[7] En los reportes mensuales de la SHCP el gasto funcional en salud no se puede desagregar por ejecutor. Por lo tanto, a partir de esta sección y en adelante se realiza el seguimiento del gasto neto total de la Secretaría de Salud, el IMSS y el ISSSTE sin incluir el gasto en pensiones y jubilaciones como un aproximado del gasto funcional en salud. Dentro del gasto analizado en esta sección y en las siguientes, se incluye parte del presupuesto de estas secretarías destinado a funciones de salud, ciencia, tecnología e innovación, coordinación de la política de gobierno y protección social.