Este año hemos puesto el énfasis en las capacidades de las instituciones de procuración de justicia para realizar investigaciones criminales confiables y científicas. Existen aún muchas brechas y rezagos, pero también hemos detectado prácticas exitosas en algunas entidades federativas que, sin duda, merecen ser reproducidas.