Maximilian Holst (@mxholst)

El pasado viernes 19 de abril un grupo de sicarios, presuntamente integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación, irrumpió en el salón de fiestas Los Potros, en Minatitlán, y mató a 13 personas. La masacre –trágica, sin duda– fue tan sólo un episodio más de la crisis de violencia que sacude al estado de Veracruz. Veamos –y analicemos– el panorama entero.

Los homicidios repuntan casi de súbito

En marzo de 2019, los medios de comunicación reportaron diversos casos de narcobloqueos, balaceras, enfrentamientos, homicidios y atentados a instalaciones policiales en la entidad[1]. Al revisar las estadísticas oficiales que publica el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, encontramos que las víctimas de homicidio doloso en Veracruz repuntaron en ese mes, llegando a 192. Este repunte de asesinatos ocurre después de una tendencia que venía evolucionando a la baja, por varios meses.

A lo largo de 2018 ocurrieron en promedio 5.0 homicidios diarios, mientras que en los primeros tres meses de 2019, el promedio fue de 5.2 homicidios por día. Si ponemos los datos de homicidios en términos de tasas de homicidio por cada 100 mil habitantes, entonces la tasa para 2018 fue de 22.35. Esta tasa, si bien no es despreciable, se encuentra por debajo de la tasa nacional de 27.6 homicidios. Estos datos nos ofrecen un panorama muy general sobre la seguridad y hace falta un escrutinio de los datos para saber quiénes son las víctimas.

Más víctimas por homicidio

En ocasiones, hay varias víctimas por evento delictivo, lo cual se refleja en el promedio de víctimas de homicidio por carpeta de investigación. El promedio de Veracruz no sólo se encuentra por encima de la media nacional, sino que también refleja la tendencia ascendente de delitos homicidas que incluyen a más de una víctima.

Los estados no son uniformes y los homicidios que ocurren no están distribuidos de manera uniforme a lo largo de los municipios. Por ello, y para diseñar políticas desde lo local, hace falta analizar en qué municipios ocurren los homicidios y cuáles tienen las tasas de homicidio por 100 mil habitantes más altas. Los municipios de Veracruz con las tasas más altas (poblaciones mayores a 10 mil habitantes) en 2018 fueron La Antigua (121.8), Gutiérrez Zamora (72.5), Acayucan (63.5), Yanga (63.0), Tecolutla (61.1), Pánuco (50.2), Coatzacoalcos (42.1), Córdoba (41.4), Rafael Delgado (39.6) y Coyutla (38.9)

 

Territorio de fosas clandestinas

De acuerdo con la Fiscalía del estado de Veracruz, entre 2011 y 2018 se han contabilizaron de manera oficial al menos 601 fosas clandestinas en Veracruz, las cuales acumulan 518 cuerpos, 560 cráneos y 53,606 fragmentos de cuerpos de personas.[2] Sin embargo, el número de fosas halladas aumenta constantemente. Tan sólo en 2019, se han encontrado más de 36 fosas clandestinas en Veracruz.[3]

La existencia de tantas fosas clandestinas se atribuye a la lucha entre las distintas organizaciones criminales que se disputan las plazas en la entidad. En este sentido, Veracruz se ha convertido en un campo de combate para los Zetas, el Cartel del Golfo y el Cartel Jalisco Nueva Generación, pero también en contra de la policía y los militares.[4]

Periodistas y políticos contra la pared

No es secreto que Veracruz tiene un serio problema de violencia letal. Por ejemplo, ejercer el oficio de periodista es una tarea que resulta de alto riesgo en esta entidad, debido a que con 21 víctimas Veracruz ocupa el primer lugar de las entidades con más periodistas asesinados[5] y el segundo puesto en periodistas desaparecidos[6]. Ante tal escenario, a uno no le queda más que dudar sobre la libertad de prensa en la entidad.

 

Las víctimas de homicidio no se limitan a las disputas entre los miembros del crimen organizado. La violencia letal representa un riesgo para la sociedad en su conjunto. Los asesinatos se han convertido en un riesgo latente para los servidores públicos en la entidad. El Atlas de Riesgo Político-Electoral, que recolecta información sobre servidores públicos asesinados, reporta que en Veracruz han muerto 24 personas que aspiraban a ser alcaldes, eran alcaldes en funciones o fueron alcaldes alguna vez. En este sentido, la violencia no discrimina por afiliación política, ya que entre los asesinados había militantes de todas las expresiones políticas. La víctima más reciente fue Maricela Vallejo, alcaldesa de Mixtla de Altamirano quien murió acribillada apenas en abril de 2019.

 

Impunidad institucionalizada

Los problemas de violencia letal como los que tiene Veracruz requieren, entre muchas otras cosas, de un sistema de justicia que funcione adecuadamente y que disuada el delito. De acuerdo con el reporte de Hallazgos 2017, de México Evalúa, Veracruz no es un estado en el cual lo justicia funcione como debería: tienen un grado de impunidad superior al 90%. Esto significa que es muy proco probable que los criminales, una vez detenidos, reciban el castigo que dicta la ley. En efecto, la impunidad está prácticamente institucionalizada.

Por otro lado, la entidad tiene un sistema de prisiones deficiente. Las prisiones, como instituciones del Estado, son precisamente las encargadas de reinsertar a los delincuentes que han cumplido su condena en la sociedad. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2018 elaborado por la CNDH[7], existen siete centros de reinserción social en Veracruz, de los cuales cuatro reciben una calificación reprobatoria. También es preocupante que seis de los siete centros muestran condiciones de autogobierno o cogobierno, en donde prevalecen las actividades ilícitas y constantemente ocurren todo tipo de cobros (extorsión y sobornos) entre los internos y las autoridades penitenciarias.

* * *

Colofón

La masacre de 13 personas en Minatitlán a mediados de abril no fue un hecho aislado y esto hace suponer que la situación en Veracruz no mejorará en el corto plazo. Las instituciones de seguridad y de justicia tienen claras deficiencias. En este sentido, Veracruz tiene varias tareas pendientes: los cuerpos de seguridad requieren profesionalización y es necesario reducir la impunidad mediante el reforzamiento del sistema penal acusatorio.

 

Descarga la infografía completa

__________

[1] Gómez, E. “Más de 500 asesinatos en Veracruz en 110 días de gobierno de Cuitláhuac García”. La Jornada, 21 de marzo de 2019. Disponible en: https://www.jornada.com.mx/2019/03/21/estados/027n1est

[2] “Hallan fosa clandestina en Veracruz con al menos 15 muertos”. MVS Noticias, 28 de marzo de 2019. Disponible en: https://mvsnoticias.com/noticias/estados/hallan-fosa-clandestina-en-veracruz-con-al-menos-15-muertos/

[3] “Autoridades localizan al menos 36 fosas clandestinas en un predio de Veracruz”. Animal Político, 17 de abril de 2019. Disponible en: https://www.animalpolitico.com/2019/04/autoridades-fosas-clandestinas-predio-veracruz/

[4] Ávila, E. “Veracruz, fosa sin fin; van mil 178 víctimas en entierros clandestinos”. El Universal, 11 de septiembre de 2018. Disponible en: https://www.eluniversal.com.mx/estados/veracruz-fosa-sin-fin-van-mil-178-victimas-en-entierros-clandestinos

[5] “Periodistas asesinados en México, en relación con su labor informativa”. Artículo 19, 8 de abril 2018 (Actualizado al 16 de marzo de 2019). Disponible en: https://articulo19.org/periodistasasesinados/

[6] “En México, 24 periodistas permanecen desaparecidos”. Artículo 19, 9 de febrero de 2016 (Actualizado al 23 de enero de 2018). Disponible en: https://articulo19.org/periodistasdesaparecidos/

[7] Comisión Nacional de los Derechos Humanos (2018) Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2018. Disponible en: http://www.cndh.org.mx/sites/all/doc/sistemas/DNSP/DNSP_2018.pdf