Fernanda Ballesteros, coordinadora del Programa de Regulación y Competencia, destacó la importancia de la independencia que deben tener los órganos reguladores para ponderar únicamente los intereses del consumidor, y no de empresas privadas o estatales.