• 5013 homicidios en CDMX es el primer estudio público con datos geolocalizados sobre este delito en la capital del país.

  • Tres delegaciones concentran el 50% de la incidencia en CDMX: Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero.

  • México Evalúa propone, más que un policía en cada esquina, emplear inteligencia policial para dar la respuesta correcta en el lugar correcto.

“La evidencia muestra que la violencia homicida no es un fenómeno incomprensible ni irresoluble; con los datos y herramientas correctas es posible optimizar los recursos policiales y de prevención para efectivamente reducir homicidios en el mediano plazo”, señaló Edna Jaime, directora general de México Evalúa, al presentar el estudio 5013 homicidios en la CDMX. Análisis espacial para la reducción de la violencia letal.

Mediante un convenio de colaboración con la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, la organización analizó 6,418 reportes policiales de homicidios cometidos entre 2009 y 2016, para estudiar la distribución de este delito en el espacio urbano y las dinámicas relacionadas con estos patrones.

Durante el periodo analizado, la tasa de homicidio en la capital del país aumentó 29.2%; de 2012 a 2018, el incremento fue de 63.5%. Sin embargo, este crecimiento no es generalizado para todas las delegaciones o colonias, sino que se concentra en zonas que el reporte identifica como puntos críticos (hot spots) de homicidio.

“Más que una sola Ciudad, vemos que existen muchas pequeñas ciudades donde las dinámicas urbanas impactan la probabilidad de que aparezca un homicidio”, enfatizó Edna Jaime. Detalló que el análisis arrojó que los factores asociados con el homicidio son producto de distintas dinámicas, por lo que deben atenderse con estrategias focalizadas y no con una visión generalista.

David Ramírez de Garay, coordinador del estudio, explicó que los puntos críticos en la capital del país incrementaron en 26% durante el periodo analizado. Esta mayor concentración de homicidios se observó en zonas tradicionalmente peligrosas como el barrio de Tepito, en la frontera entre las delegaciones Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, y en otras que anteriormente no tenían esta clasificación, como los alrededores del Centro Penitenciario Varonil Norte, en la delegación Gustavo A. Madero, y en las colonias contiguas a la autopista México-Puebla, en la delegación Iztapalapa.

Mediante técnicas de análisis espacial, México Evalúa encontró que el hacinamiento y la deserción escolar están vinculados con la concentración de homicidios en ciertas zonas de la Ciudad, como el noroeste y el centro. Sin embargo, en zonas de mayor nivel socioeconómico, como la delegación Miguel Hidalgo, los homicidios se vinculan con la oportunidad criminal, es decir, con la posibilidad de cometer asaltos y robos.

En el reporte también se incluyen proyecciones a los siguientes ocho años, alertando respecto a zonas en las que, de no modificarse la política de seguridad pública vigente, habrá mayores incidencias de homicidios. Entre otras, se ubican en este escenario a los cuadrantes con manzanas con unidades habitacionales y manzanas típicas con cantinas o bares.

En términos de políticas públicas, el estudio develó que la actual división territorial de CDMX para el trabajo policial -conocida como sistema de cuadrantes- no corresponde con los puntos críticos de violencia homicida, y que los módulos de policía no son factores de disuasión, puesto que no generan ningún efecto en la incidencia de homicidios.

Con ese reporte, México Evalúa llama a las autoridades locales a utilizar este enfoque para generar intervenciones adecuadas a las dinámicas específicas de hot spots. En el caso de la Ciudad de México, el reporte concluye que las acciones de la siguiente administración deben ir encaminadas a fortalecer el trabajo policial (mayor patrullaje, agentes encubiertos) y la operación de programas de prevención (capacitación laboral de jóvenes, terapias conductuales, rescate de espacios públicos).

En la presentación del estudio participaron también Paola Ojeda, representante del próximo gobierno de la Ciudad de México, y Bernardo León Olea, ex Comisionado Municipal de Seguridad en Morelia. Los especialistas coincidieron en que el análisis espacial ofrece herramientas para el diseño de estrategias focalizadas que atiendan las causas de los homicidios.

“El trabajo que hicimos en CDMX es una llamada de atención, pero también una oportunidad para llevar esta perspectiva a otras ciudades. Hoy sabemos que la crisis de homicidios tiene respuestas”, concluyó Edna Jaime.

El estudio se puede consultar en https://www.mexicoevalua.org/wp-content/uploads/2018/09/5013HomicidiosCDMX.pdf

 

ATENCIÓN A MEDIOS

Cecilia Román 
cecilia.roman@mexicoevalua.org
55 1118 8996
Mariana Villalobos
mariana.villalobos@mexicoevalua.org
5985 0254 ext. 109