En el actual proceso electoral, uno de los debates más significativos se centra en el rumbo que tomará la política educativa en la próxima administración. Para contribuir a este debate, este ensayo presenta un análisis de los principales resultados de la reforma educativa aprobada en este sexenio, donde se observan avances, pero también pendientes, que los candidatos a la presidencia deberán tomar en cuenta en sus propuestas para asegurar una educación inclusiva, equitativa y de calidad. Resulta indispensable mejorar la transparencia sobre la política educativa, de forma que se puedan impulsar alternativas de mejora, se garantice un mejor esquema de gobernanza y se privilegie una verdadera rendición de cuentas sobre el desempeño de las autoridades y los resultados del sistema educativo nacional.