Fecha de publicación: febrero de 2018

Autores: Mariana Campos, Alejandro García y Liliana Ruiz

 

Desde “Descifrando la Caja Negra del gasto” – publicado en 2014- detectamos que existe una inconsistencia entre el gasto ejercido y su presupuesto aprobado, misma que no es explicada y justificada apropiadamente en los documentos públicos. Desde esa publicación el Gobierno federal ha seguido gastando más y de manera diferente a lo que aprueba el Congreso. Además, hemos observado que esta situación tiene efectos negativos en la calidad del gasto público: gran parte del gasto adicional se ejerce a través de una bolsa de dinero llamada Ramo 23 “Provisiones Salariales y Económicas”, la cual se mantiene sin una regulación apropiada. A través de algunos de fondos de este Ramo se transfieren recursos a gobiernos locales, los cuales presentan un riesgo elevado de ser usados para premiar o castigar a dichos gobiernos; es decir, para el control político.