Fecha de publicación: octubre 2014

Autores: Mariana Campos, Esther Ongay y Osvaldo Landaverde

   

El propósito de este estudio consiste en ofrecer propuestas concretas para mejorar diferentes aspectos del presupuesto. Parte de la premisa de que un presupuesto de calidad debe ser realista, evitar sesgos políticos y cumplir con criterios de transparencia y rendición de cuentas.

   

El documento propone un diagnóstico de las grandes fallas en las prácticas presupuestales, como son las amplias adecuaciones al presupuesto aprobado realizadas durante su ejecución, la gran diferencia que se observa sistemáticamente entre los ingresos actualmente recibidos y los estimados, el origen poco claro de los ingresos excedentes, el deficiente manejo presupuestario de los proyectos de obra pública, y la escasa rendición de cuentas en el ejercicio de los recursos públicos, entre otros aspectos.

   

Para alcanzar un presupuesto de calidad, es necesario generar un marco normativo que incentive las buenas prácticas presupuestarias tanto en los ingresos como en el gasto del gobierno mexicano. Para ello, este estudio propone cinco grandes ejes:

 

1) Promover el diseño de un presupuesto realista y sostenible, con más fundamento y menos discursos.

 

2) Incentivar una mejor disciplina fiscal en los gastos, con más planeación y menos simulación.

 

3) Regular el Ramo 23 de “Provisiones Salariales y Económicas”, con más responsabilidad y menos discrecionalidad.

 

4) Aumentar la eficiencia y transparencia de los proyectos de inversión, con más resultados y menos opacidad.

 

5) Contar con una fiscalización eficaz, con más alcance y menos tiempo.

Estos hallazgos impulsan a México Evalúa a exigir un presupuesto realista, sostenible y que logre un mejor uso de los recursos públicos. Esta investigación concluye sobre la necesidad de realizar cambios en la normatividad para fomentar una mayor disciplina fiscal, así como mayores niveles de transparencia para que la ciudadanía pueda vigilar la gestión del gobierno. De hecho, contiene propuestas de cambios normativos, que pueden consultarse en el Anexo III.